¿Qué se necesita para ser Community Manager?

Cuando hablamos de redes sociales, es inevitable pensar en la figura del Community Manager. Este rol digital se ha vuelto indispensable para las marcas que buscan destacar y conectar de manera genuina con su audiencia. La empresa de aerolíneas Ryanair es un gran ejemplo de como, respondiendo tweets de forma original e ingeniosa, se puede no solo aumentar la visibilidad de una empresa, sino también fomentar una relación más estrecha y personal con sus seguidores. 

En el panorama actual, la presencia de las empresas en el entorno digital es más que imprescindible. Los Community Managers o CM son el puente entre la empresa y su comunidad, y ayudan a las empresas a navegar por el complejo mundo de las redes sociales, donde un manejo hábil puede resultar en un crecimiento exponencial de seguidores y, por ende, de potenciales clientes. En este contexto, entender qué se necesita para ser un buen Community Manager es más relevante que nunca, ya que de ello depende en gran medida el éxito de la estrategia digital de cualquier empresa.

Habilidades esenciales

Convertirse en un Community Manager genial no es algo que pase de la noche a la mañana solo leyendo libros o estudiando teoría sobre redes sociales. En realidad, muchas de las habilidades que necesitas se desarrollan en el campo de batalla, es decir, interactuando día a día con la gente de tu comunidad. A medida que te encuentras con distintos retos y aprendes de cada uno, vas mejorando tu habilidad para cuidar y expandir tu comunidad online. 

 

Comunicación efectiva

Una de las competencias más críticas para un Community Manager es no solo saber qué decir y cómo decirlo, sino también cuándo es el momento apropiado para participar. Si un cliente expresa frustración en redes sociales sobre un producto o servicio, un Community Manager habilidoso sabrá cómo abordar esta queja públicamente con empatía y ofrecer una solución, transformando una experiencia negativa en una oportunidad para demostrar el compromiso de la marca con la satisfacción del cliente. Este tipo de interacción no solo resuelve el problema en cuestión sino que también mejora la imagen de la empresa ante todos los que presencian el intercambio.

 

Creatividad y adaptabilidad

La creatividad y la adaptabilidad son esenciales en el arsenal de un Community Manager. Estas habilidades les permiten generar contenido atractivo y responder a las tendencias con agilidad. Por ejemplo, si un meme se vuelve viral, un Community Manager creativo puede adaptar ese meme para encajar con la personalidad de su marca, conectando con su audiencia de una manera divertida y oportuna, mostrando cómo la marca está al día con las tendencias.

 

Conocimiento técnico y tendencias digitales

Finalmente, el conocimiento técnico y una comprensión profunda de las tendencias digitales son fundamentales. Un Community Manager debe estar al tanto de las últimas herramientas y plataformas de redes sociales, así como de cómo pueden aprovecharse para el beneficio de la marca. Por ejemplo, cuando TikTok empezó a ganar popularidad, los Community Managers que rápidamente aprendieron a utilizar la plataforma y adaptaron su contenido para este nuevo medio, pudieron captar una audiencia joven y dinámica, ampliando el alcance de su marca. Este tipo de adaptación requiere no solo conocimiento técnico, sino también una visión estratégica para identificar y actuar sobre las tendencias emergentes de manera efectiva.

Máster en Marketing y Gestión Comercial

El Máster en Marketing y Gestión Comercial de EAE Barcelona te enseñará a desarrollar habilidades de gestión y estrategia comercial para promover y liderar el cambio.

Infórmate

Herramientas y plataformas clave

En el viaje de convertirse en un Community Manager que lleve una gran empresa, es importante tener en cuenta la gran variedad de herramientas y plataformas disponibles que facilitan este proceso. Hoy en día, tenemos acceso a una amplia gama de aplicaciones y software diseñados para optimizar la gestión de comunidades, la programación de contenido, el análisis de datos y la interacción con los usuarios. Por esta razón, familiarizarse y dominar el uso de estas herramientas se convierte en un paso fundamental para aquellos que buscan alcanzar posiciones de mayor responsabilidad en empresas de renombre.

Gestión de redes sociales

La gestión de redes sociales va mucho más allá de simplemente publicar contenido atractivo; implica entender las particularidades de cada plataforma y saber cómo utilizarlas de manera efectiva para lograr los objetivos de la marca. No todas las redes sociales sirven para lo mismo ni se usan de la misma manera, y aquí es donde la habilidad del Community Manager para distinguir y adaptarse a cada una se vuelve crucial.

Por ejemplo, Instagram es ideal para compartir imágenes y vídeos que capturan la esencia de la marca de una manera visualmente atractiva, mientras que Twitter es más adecuado para comunicaciones rápidas, noticias y la participación directa con los seguidores a través de tweets y respuestas en tiempo real. LinkedIn, por otro lado, es la plataforma preferida para contenido más profesional y orientado a negocios, ideal para establecer conexiones en la industria y compartir logros empresariales.

Estrategias para el éxito

Construcción y mantenimiento de la comunidad

El Community Manager es como un maestro de ceremonias que une a la marca con el público online, y su objetivo principal es asegurarse de que todos se diviertan y se sientan parte de algo especial. En otras palabras, que se sientan parte de una comunidad. Pero, ¿Cómo puede lograrlo?

El rol del Community Manager implica estar al tanto de los trends más virales y estar atento a lo que dice la gente sobre la marca y responder manera creativa y dinámica. Además, es importante generar contenido que capte la atención y el interés de la comunidad, manteniéndola comprometida con la marca. Organizar eventos virtuales y actividades interactivas también es una estrategia efectiva para fortalecer el sentido de pertenencia de la comunidad y hacer que se sientan parte de algo más grande. Finalmente, crear un ambiente acogedor y cálido donde todos se sientan bienvenidos y valorados.

 

Manejo de crisis y reputación online

Enfrentarse a una crisis puede ser todo un desafío, pero el Community Manager juega un papel crucial en dirigir la situación hacia un desenlace positivo. Por ejemplo, pensemos en el caso de KFC en el Reino Unido, que se quedó sin pollo en 2018. Aunque suena como el peor escenario para una cadena de comida rápida especializada en pollo, KFC tomó este fallo con humor. Publicaron un anuncio en los periódicos con las letras de su logo (KFC) reordenadas para formar «FCK» en una cubeta vacía de pollo, acompañado de un sincero pedido de disculpas. Esta estrategia no solo mitigó la crisis, sino que también mejoró su imagen de marca al mostrar humildad y sentido del humor.

En otros casos, la clave está en responder con prontitud y sinceridad, admitir errores si es necesario y ofrecer soluciones concretas para resolver la situación. No existe una fórmula mágica para solucionar las crisis; es esencial adaptarse a cada situación con empatía y transparencia. Cada crisis es única y requiere de un enfoque personalizado, pero manteniendo siempre la calma y el enfoque en buscar la mejor solución posible, el Community Manager puede superar el desafío y, en muchos casos, incluso fortalecer la relación con la comunidad.

Contenido Relacionado