Cómo redactar la experiencia laboral en un currículum

¿Te has preguntado alguna vez cómo redactar la experiencia laboral en tu currículum? Esta es una de las secciones más importantes y difíciles de elaborar. La experiencia laboral es lo que demuestra tu trayectoria profesional, tus habilidades y tus logros. Pero también puede ser un motivo de estrés, sobre todo si tienes poca o mucha experiencia en diferentes sectores. ¿Qué debes incluir y qué debes omitir? ¿Cómo debes ordenar y redactar tu experiencia laboral para que destaque y te abra las puertas a nuevas oportunidades? En este artículo te vamos a dar algunos consejos prácticos y ejemplos para que puedas crear un currículum que refleje tu experiencia laboral de la mejor manera posible. ¡Sigue leyendo y verás que no es tan complicado como parece!

¿Qué es la experiencia laboral y por qué es importante?

La experiencia laboral es el conjunto de actividades, tareas y responsabilidades que has realizado en los diferentes empleos que has tenido a lo largo de tu vida profesional. Esto no solo incluye los puestos de trabajo remunerados, sino también las prácticas, los voluntariados, los proyectos personales y cualquier otra actividad que haya contribuido a tu desarrollo profesional.

Este tipo de experiencia es importante ya que es una de las principales formas de demostrar tu valor como candidato o candidata a un puesto de trabajo. Los empleadores buscan personas que tengan las competencias, los conocimientos y las actitudes necesarias para desempeñar el trabajo de forma eficaz y eficiente. La experiencia laboral es una forma de evidenciar que posees esas cualidades y que puedes aportar resultados positivos a la organización.

Además también te permite diferenciarte de otros candidatos o candidatas que tengan una formación académica similar a la tuya. Por ejemplo, imagina que aplicas a un puesto de diseñador gráfico y tienes un título universitario en diseño. Eso está muy bien, pero ¿qué pasa si hay otros cientos de candidatos o candidatas con el mismo título? ¿Cómo vas a destacar entre ellos? Si puedes mostrar que has trabajado en proyectos de diseño para diferentes clientes, que has usado diferentes herramientas y técnicas, que has resuelto problemas creativos y que has recibido feedback positivo, tendrás más posibilidades de llamar la atención del empleador y de conseguir una entrevista.

¿Qué incluir en la sección de experiencia laboral de tu currículum?

A la hora de redactar la experiencia laboral en tu currículum, debes tener en cuenta dos aspectos fundamentales: la relevancia y la calidad. Es decir, debes incluir solo aquellos empleos, funciones, responsabilidades y logros que sean relevantes para el puesto al que aspiras, y que demuestren la calidad de tu trabajo y tu aportación de valor.

No se trata de poner todo lo que has hecho en tu vida profesional como un loro, sino de seleccionar lo más importante y lo más adecuado para el perfil que buscan los empleadores. Por eso, es recomendable que adaptes tu currículum a cada oferta de trabajo, resaltando aquella experiencia que sea más afín al sector, al puesto y a la empresa.

Para decidir qué incluir y qué omitir en la sección de experiencia laboral de tu currículum, puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tipo de empleo busco? ¿Qué requisitos y competencias se piden para ese empleo?
  • ¿Qué empleos he tenido que se relacionan con ese tipo de empleo? ¿Qué funciones y responsabilidades he desempeñado en esos empleos?
  • ¿Qué logros he conseguido en esos empleos? ¿Qué resultados he obtenido? ¿Qué problemas he resuelto? ¿Qué reconocimientos he recibido?
  • ¿Qué habilidades, conocimientos y actitudes he desarrollado o mejorado en esos empleos?

Máster en UX & Customer Experience

El Máster en UX & CX de EAE Barcelona te ofrece una visión 360 sobre la user experience (UX) y la customer experience (CX) para convertirte en un referente de la creación y el diseño de productos, servicios y experiencias innovadoras.

Infórmate

¿Cómo ordenar y redactar la experiencia laboral en tu currículum?

Una vez que has seleccionado tu experiencia más relevante y de mayor calidad, el siguiente paso es ordenarla y redactarla de forma adecuada. Para ello, debes elegir el formato que mejor se adapte a tu perfil profesional y al puesto al que aspiras. Hay varios formatos que se suelen usar a la hora de presentar esta información.

  • El formato cronológico consiste en ordenar la experiencia laboral de forma cronológica inversa, es decir, empezando por el empleo más reciente y terminando por el más antiguo. Este formato es el más común y el más fácil de seguir, ya que muestra tu trayectoria profesional de forma clara y lineal. Es el formato más recomendable si tienes una experiencia laboral sólida, coherente y actualizada en el sector al que quieres acceder.

  • El formato funcional consiste en ordenar la experiencia laboral por áreas o funciones, en lugar de por fechas o empleos. Este formato te permite agrupar y destacar las competencias y los logros que hayas adquirido en diferentes empleos, sin importar el orden cronológico. Es el formato más adecuado si tienes poca experiencia, mucha experiencia o experiencia en diferentes sectores, y quieres resaltar tus habilidades y tu adaptabilidad.

  • El formato combinado consiste en combinar los dos formatos anteriores, es decir, ordenar la experiencia laboral por áreas o funciones, y dentro de cada una, por orden cronológico inverso. Este formato te permite aprovechar las ventajas de ambos formatos, ya que te permite enfatizar tus competencias y tus logros, y al mismo tiempo mostrar tu evolución profesional. Es el formato más flexible y personalizable, pero también el más complejo de elaborar.

Independientemente del formato que elijas, debes redactar la experiencia laboral de forma clara, concisa y atractiva. Para ello, te recomendamos que uses verbos de acción, datos cuantificables y palabras clave que se relacionen con el sector, el puesto y la empresa a los que quieres acceder.

Recuerda que la experiencia laboral es una de las secciones más importantes de tu currículum, y que puede marcar la diferencia entre conseguir o no una entrevista. Por eso, dedícale el tiempo y el esfuerzo que se merece, y verás cómo aumentan tus posibilidades de encontrar el empleo que deseas. ¡Ánimo y suerte!

Contenido Relacionado