El método noruego que puede ayudarte a lidiar con la insatisfacción

Todos podemos llegar a sentirnos insatisfechos en algunos momentos o etapas de la vida. Ya sea en lo personal o en lo profesional. En cierta medida, esa incomodidad puede llevarnos a hacer grandes cambios. Pero el problema es cuando esa insatisfacción se convierte en algo casi crónico y nos impide disfrutar del presente.

¿Qué podemos cambiar? ¿Qué no depende de nosotros y necesitamos empezar a aceptar?

Hay un método noruego que puede ayudarnos con estas preguntas y a convivir con la insatisfacción sin que esta limite nuestro día a día.

 

¿Qué es el koselig, la filosofía nórdica que puede ayudarte con la insatisfacción?

Primero fue Dinamarca con su Hygge, que aunque no tiene una traducción literal, significa algo que es “bueno para el alma”. De hecho, en este país se encuentra el Instituto de Investigación sobre la Felicidad

Y ahora llega Noruega, con el Koselig. Pero, ¿qué significa este nombre de pronunciación extraña y cómo te puede ayudar? El concepto Koselig significa abrazar el invierno tal y como es, sin frustrarse por querer un clima más cálido o tener más horas de sol durante el día. Y consiste en crear un espacio cómodo y acogedor para disfrutar del invierno sin esperar con ansiedad la llegada de la primera o del verano. Es decir: es una filosofía que se centra en experimentar y disfrutar del presente. 

Aunque esta corriente fue diseñada para convivir con la dureza del invierno noruego, se puede aplicar a cualquier área de tu vida, siendo indiferente el lugar donde vivas e incluso si tu lugar de origen se caracteriza por un verano eterno. 

Conjunto de piezas de las damas.

Máster en Dirección de Marketing

Aprenderás a usar los conceptos y técnicas de MKT enfocados a la consecución de resultados y objetivos concretos.

Más información

Los principios de koselig y cómo pueden ayudarte en tu vida

Aceptación: deja de declararle la guerra a la realidad 

Este es el principio clave de esta corriente noruega: la aceptación. Se aplica al clima y plantea que quejarse del frío y las pocas horas de luz en un país en el que los inviernos son largos y duros, es una batalla perdida. Si te mantienes en esa posición, estarás en un estado permanente de amargura e insatisfacción. 

Ahora aplicamos el mismo principio en otras áreas: al compañero de oficina que te drena la energía, al atasco de tráfico, o si en tu ciudad el clima es justo el contrario al noruego, aceptar el calor. La filosofía de Koselig lo que intenta es que experimentes el presente desde un lugar interno de calidez y aceptación. 

Pero cuidado con caer en las garras del positivismo tóxico y reprimir tus opiniones frente a situaciones que consideres injustas o dejar de expresarte. La aceptación es el camino del medio: comprendes que no es la situación ideal, cambias lo que dependa de ti, y aceptas lo que está fuera de tu control. 

Compararte con los demás es empezar, siempre, en desventaja

Es muy común hacer comparaciones con los demás y se suele hacer con personas que viven en contextos distintos, que tienen historias de vida diferentes y con circunstancias que nada tienen que ver con las tuyas. Este es el último principio de esta corriente noruega: no compararse con las personas que están en un clima mucho más amable.

Esto te puede pasar a ti en muchas situaciones: cuando entras en instagram o alguna red social y ves a una pareja que parece ideal, cuando tú lo acabas de dejar con la tuya; esa persona que sube fotos de sus viajes, mientras tú trabajas o tienes que quedarte en casa porque no te lo puedes permitir. 

Koselig propone, frente a esto, que te mantengas activo, hagas actividades que disfrutes y que se adapten a tus posibilidades y circunstancias actuales, aceptando aquellas cosas que te exceden y no puedes cambiar. 

No te hará conseguir la felicidad, pero al menos en los días o etapas difíciles, convivirás con ellas sin tanta insatisfacción y amargura. 

Mantente en movimiento 

Este es el segundo principio de koselig: moverse a pesar del clima hostil que pueda hacer fuera. No utilizar como excusa el mal tiempo, el frío o la oscuridad para permanecer inactivo. Esto solo lleva al aislamiento y los seres humanos somos seres sociales. 

El principio se aplica a la vida en general. El movimiento es la clave del progreso y el bienestar. Aún en momentos de estrés tremendos, o tristezas profundas, mantenerse en movimiento ayudará a movilizar la energía estancada o pesada. Frente a la insatisfacción, sea personal o profesional, permanecer inmóvil es contraproducente. Y hablamos de un movimiento literal, mueve el cuerpo haciendo actividades físicas, como figurativo. Si estás insatisfecho en tu vida laboral, ¡muévete! Asiste a un evento de networking, busca un curso de algo que te interese, o pide un cambio de departamento. Cualquier movimiento es bienvenido.

Contenido Relacionado