El test MBTI: claves para el desarrollo profesional y personal

“Cada persona es un mundo, pero la personalidad es definible y concreta”. Así afirmaba Carl Gustav Jung, uno de los padres de la psicología del siglo XIX, para dar lugar a sus estudios y teorías sobre la personalidad. Jung entendía que comprender en profundidad los matices de nuestra personalidad podía ayudarnos en nuestras relaciones personales y en los ambientes profesionales. Fue después de la Segunda Guerra Mundial cuando Isabel Briggs Myers y su madre Katherine Cook Briggs, inspiradas por las ideas de Jung, crearon el Myers-Briggs Type Indicator (MBTI), un test que nos ayuda a entendernos mejor a nosotros mismos, y a aquellos que no rodean. La prueba, realizada por una media de 2 millones de personas por año, se ha convertido en una herramienta para mejorar la colaboración y la dinámica de equipo en el mundo empresarial. 

Las personas y su personalidad evolucionan constantemente a lo largo de sus vidas, por eso el resultado del MBT puede variar en función del momento vital en el que nos encontremos. Aunque siempre nos ofrecerá pistas para desempeñar nuestro rol en el ámbito laboral o personal de la mejor manera.

¿Qué es el test MBTI y cómo surgió?

 

El modelo teórico a partir del cual se diseñó el test de MBTI es la teoría de los tipos psicológicos de Carl G. Jung. Según su teoría, las personas pueden ser caracterizadas por su preferencia de actitud general basándose en tres dicotomías o “perfiles”, posteriormente la autora estadounidense Briggs Myers añadió una cuarta. Estos cuatro perfiles son:

  1. Extroversión (E) vs. Introversión (I): Determina si una persona se enfoca en el mundo exterior o en su mundo interior de pensamientos y sentimientos.

  2. Sensorial (S) vs. Intuitivo (N): Se refiere a cómo una persona prefiere obtener información, ya sea a través de hechos concretos y detalles o a través de la interpretación y la posibilidad.

  3. Pensamiento (T) vs. Sentimiento (F): Examina cómo una persona toma decisiones, basándose en la lógica objetiva o en consideraciones personales y valores.

  4. Juicio (J) vs. Percepción (P): Indica la preferencia por una estructura y planificación (Juicio) o una adaptabilidad y flexibilidad (Percepción).


Los resultados del test se muestran como una combinación de 4 siglas, (una de cada pareja) dependiendo de la tendencia en cada una de las dicotomías. Por ejemplo, si eres ESTJ, significa que predominantemente eres Extrovertido, Sensorial, de Pensamiento y de Juicio.

Actualmente, el test MBTI consta de 88 preguntas que buscan identificar las tendencias naturales de comportamiento y pensamiento de una persona en diversas situaciones. Si quieres saber qué personalidad te corresponde, puedes probar aquí la versión de 16 personalidades, una de las más conocidas en línea.

Tipos de personalidades

 

En total hay 16 tipos de personalidades, compuestas por las diferentes combinaciones. Cada cual cuenta con sus características, fortalezas y desafíos. Esto significa que, en ciertos aspectos, una personalidad puede ser más efectiva o menos adecuada.

En el siguiente enlace puedes verlas más en detalle.

 

 

¿Cómo puedes aplicar el MBTI a tu vida?

 

El test MBTI es una herramienta útil que nos permite entender mejor nuestros rasgos y cómo estos afectan nuestras interacciones diarias, tanto en el ámbito personal como laboral.  También, para cada personalidad se han identificado diferentes roles o áreas profesionales donde puede destacarse. Por ejemplo, los tipos INFJ, con su habilidad para entender profundamente a las personas, suelen ser efectivos en roles que requieren diplomacia y comprensión emocional, como el de mediador en conflictos o como consejeros terapéuticos.

En un contexto empresarial, el MBTI ayuda a entender y aprovechar las diferencias entre los integrantes de un equipo para fomentar un ambiente de trabajo más armónico y productivo.

 

En el ámbito laboral

Utilizar el MBTI como herramienta puede ser extremadamente beneficioso para entender las dinámicas de equipo. Puede revelar información valiosa sobre cómo interactúan los miembros del equipo, o ayudar a identificar diferentes perfiles que puedan colaborar juntos en proyectos, aportando cada uno sus diferentes fortalezas, como un perfil más analítico con otro más creativo.

 

En las relaciones personales

Entender y apreciar las diferencias de personalidad puede ayudarte a valorar algunas de las cualidades de tus amigos, familiares o pareja, contribuyendo a unas mejores relaciones. Por ejemplo, comprender cómo cada tipo maneja la comunicación y el conflicto puede prevenir malentendidos y fomentar un diálogo más efectivo. Si nos vamos a contextos más románticos, tener tipos de personalidad comunes en ciertas áreas, como la percepción o el juicio, puede aumentar la compatibilidad inicial y facilitar la conexión emocional​​​​ con tu pareja.

 

En el autoconocimiento

Explorar tu propio tipo de personalidad según el modelo MBTI te ayudará a entenderte mejor a ti mismo, reconociendo tus fortalezas y áreas donde puedes mejorar, además de, por ejemplo, entender cómo reaccionas bajo estrés. Este conocimiento te puede ayudar en tu desarrollo personal y profesional, ya que te permite trabajar en mejorar tu comportamiento. Si estás interesado en aprender más sobre cómo puede influir en diferentes áreas, te recomendamos visitar sitios como MBTIonline, donde encontrarás más recursos y pruebas de personalidad.

El MBTI es una herramienta valiosa tanto para el desarrollo personal como profesional, ayudándonos a entender mejor nuestras interacciones y mejorar nuestras relaciones. Como curiosidad, si te interesa ver cómo se aplican estos tipos de personalidad a personajes de ficción y famosos, puedes explorar la Personalidad Database, donde encontrarás desde superhéroes hasta personajes icónicos de Disney.


Contenido Relacionado