El liderazgo empieza por delegar: ¿cómo saber cuándo no puedes con todo?

El liderazgo no consiste en hacerlo todo tú solo, sino en hacer que otros hagan lo que tú quieres que hagan”. Esta frase, atribuida al político estadounidense Harry Truman, resume la esencia de la delegación. Una habilidad imprescindible para cualquier líder que quiera lograr sus objetivos, desarrollar a su equipo y disfrutar de su trabajo. Pero delegar no es fácil. Requiere confianza, comunicación, feedback y seguimiento.

Muchos líderes quieren controlar todo lo que ocurre en su equipo, su proyecto o su organización y esto hace que se sientan abrumados por la cantidad de trabajo que tienen que hacer. Pero esta actitud les impide ser verdaderos líderes y les afecta de forma negativa tanto a ellos, como a sus compañeros. Por eso te queremos contar por qué el saber delegar es una de las habilidades más cruciales para poder llegar a ser un buen líder.

¿Qué es el liderazgo y por qué es importante delegar?

La figura del “líder” es un tema fascinante, que ha sido objeto de estudio, reflexión y debate desde hace mucho tiempo. En la antigua Grecia, el liderazgo se basaba en la idea de que el líder era un héroe, un individuo sobresaliente en su campo de acción que guiaba a otros. Sin embargo, a medida que las sociedades han evolucionado, también lo ha hecho la forma en que se entiende el liderazgo.

Más allá de la mera posesión de un título o posición, ser una persona capaz de liderar implica algo más: la capacidad de influir en otros para alcanzar objetivos comunes. Pero, para poder lograr esto, se requiere una herramienta poderosa: la delegación.

Esta acción no es solo traspasar las tareas pendientes a otra persona. Es confiarle a alguien una parte del trabajo, dándole la autoridad, la responsabilidad y los recursos necesarios para realizarlo, así como supervisar y apoyar su desempeño.

 

Máster en Emprendimiento

El Máster en Emprendimiento de EAE Barcelona está diseñado en dos ejes: la experiencia real en el desarrollo de las claves del emprendimiento y la diversión necesaria en el aprendizaje.

Más información

Los beneficios de delegar eficazmente

Delegar es importante por dos razones: maximiza la productividad y demuestra a tu equipo que confías en ellos para las tareas importantes. El grupo siempre es más poderoso que el individuo. Por eso, al delegar de manera eficaz, trabajando en equipo, se puede lograr más que cada uno por su cuenta.

Mejora el rendimiento y la competitividad

Un líder que delega aumenta la eficiencia y la competitividad de su equipo y de su organización. ¿Cómo? Porque al delegar, el líder se enfoca en las tareas más relevantes, estratégicas y creativas, que son las que generan más valor y las que solo él puede hacer. De esta manera, el líder mejora su rendimiento, su calidad y su innovación, y, por tanto, consigue mejores resultados.

Fomenta el desarrollo y la motivación del equipo

Delegar fomenta el desarrollo y la motivación del equipo, ya que les hace sentir parte del proyecto, reconoce su aportación y les da la oportunidad de demostrar su capacidad. Cuando un líder delega, demuestra que confía en sus colaboradores y les da la autoridad, la responsabilidad y los recursos necesarios para realizar las tareas que les asigna. Así, los colaboradores se sienten valorados, respetados y apoyados por su líder.

Refuerza la cultura y la cohesión organizacional

Delegar refuerza la cultura y la cohesión organizacional, ya que crea un clima de confianza, transparencia y feedback, que favorece la colaboración, la cooperación y la innovación. Así, el líder contribuye a generar una cultura organizacional positiva, que se basa en la confianza, el respeto y el compromiso.

 

Cómo saber cuándo no puedes con todo y necesitas delegar

Si mientras trabajas, notas que estás estresado, te cuesta concentrarte, y la calidad de tu trabajo está disminuyendo, pueden ser señales de que estás sobrecargado de trabajo.   Como malabaristas intentamos manejar varias tareas al mismo tiempo, y cuando alguna cae, sentimos frustración e insatisfacción. Es en estos momentos, cuando hay varios proyectos en el aire, delegar puede ser la solución que necesitas para aliviar la carga y mejorar los resultados. 

Para saber qué actividades puedes delegar puedes usar algunas herramientas. Por ejemplo, la matriz de Eisenhower te permite dividir tus tareas en cuatro cuadrantes en función de cuáles realizarás primero, cuáles programarás para más tarde, cuáles delegarás y cuáles eliminarás.

 

Contenido Relacionado